Nª de registro del blog: 6a579b3c-5e0d-3aff-96bb-d81160d15dd5


diseño de Susana Escarabajal Magaña

lunes, 26 de marzo de 2012

Sentimientos contradictorios

Deshazte de lo Negro, o no tendrás descanso.
Esto fue lo que le dijo el Corso al ladrón en el capítulo anterior. Y el ladrón se deshizo de la escama de Nonurg, porque su encuentro con la Gudamin le había llenado el corazón de paz, y le había hecho olvidar sus dudas. Allí donde el Poder del Blanco se manifiesta con más intensidad, uno encuentra la fuerza que necesita para tomar las decisiones correctas. 

Pero lo Negro siempre está al acecho, y vuelve si se lo permitimos; basta un instante de duda para que la Oscuridad se apodere de nosotros nuevamente, y es muy difícil desprenderse de ella, porque el poder de Skadûr es precisamente el de cegarnos para que no veamos la Luz que nos rodea, ni siquiera la Luz que llevamos dentro. 

Sentimientos contradictorios nos invaden en todo momento, decisión y dudas, voluntad y desmotivación, deseo y flaqueza, fe y desesperanza. ¿Por qué cuesta tanto quedarse con los primeros, por qué tan a menudo pensamos que la única opción es rendirse? Deseamos creer, pero perdemos la fe en todo; queremos luchar, pero nos quedamos inmóviles, lamentándonos en lugar de motivarnos. Nos dejamos arrastrar hacia la locura, permitimos que Skadûr gane la batalla, nos convertimos en servidores de la Sombra, y nos hacemos daño a nosotros mismos, y hacemos daño a los que nos aman.
La Oscuridad nos convierte en monstruos.

Pero siempre hay motivos para la esperanza. Incluso en la noche más negra, brilla una Luz en alguna parte, esperando a que alces los ojos y la contemples, y te dejes inundar por el amor que desprende.
Ama y cree.
El destino siempre se cumple; también los sueños.
Confía en la sabiduría del Cosmos.
Recuerda ese lugar especial.
El destino es una rueda que gira, tarde o temprano volverás a ese lugar en el que las dudas no existen. Cuando eso suceda, aprovéchalo, recuerda lo que has aprendido a lo largo de tu viaje, vuelve al camino que abandonaste, recupera el sueño que  te hacía sentir vivo. Y vívelo sin miedo, lucha para que se convierta en una realidad, sé valiente, sé fiel a tu corazón, sé feliz.


Cuando has sido tocado por el Poder del Blanco, éste ya nunca te abandona. Pero depende de ti abrazarlo o darle la espalda. Siempre va a estar contigo, protegiéndote, dispuesto a darte la oportunidad de salvar tu alma. No esperes a que sea demasiado tarde. 


****************

© Bea Magaña. (Reservados todos los derechos)

El Salto de Corso (IV)

"Atravesó el Ducagua y dejó atrás los árboles, y comenzó a descender en dirección oeste con el corazón más ligero y la firme determinación de ignorar el encargo de Rodan Frais. Mejor aún, pensó cuando se detuvo a descansar a media tarde, buscaría a alguien a quien pudiera informar de los planes del nigromante, ayudaría a los servidores del Poder del Blanco a derrotar al Mago Oscuro. No sabía lo que era el Poder del Blanco, pero la idea le hizo sentirse feliz y en paz.
    Miró la bola de cristal infinitas veces, buscando en su interior la imagen que se le había mostrado en el sueño que tuvo en el Salto de Corso, pero la bola continuaba apagada, y no vio nada en ella. Eso no le desanimó.
    Dos días después de dejar atrás el Salto de Corso, harto de un viejo cuervo que parecía seguirle obsesivamente, le lanzó un puñado de piedras, pero erró cada tiro.
    Cuando se detuvo la noche siguiente, volvió a ver al cuervo; estaba posado sobre su capa extendida cerca de la hoguera que acababa de encender. Pensó en la Ventana del Tiempo y en la advertencia que el Corso le había hecho, y corrió a espantar al ave. Miraphora continuaba en un bolsillo. En el otro halló la escama de Nonurg. Asqueado más que sorprendido, la arrojó lejos.
    Continuó su camino, y su humor volvió a decaer. De pronto no tenía muy claro por qué motivo deseaba llegar a Räel Polita, y al minuto siguiente espoleaba a su caballo, con la idea de robar el libro latiéndole en las sienes.
    A medida que se alejaba del Salto de Corso, la influencia del Blanco se apagaba y, a pesar de que el Ojo de Amunik le protegía, regresaban sus dudas y el poder de Frais le invadía, y se dejaba llevar por su lado más oscuro y débil. Miraba el Ojo con insistencia y nada veía en él. Sin que Vosloora lo supiera, Miraphora se alimentaba de sus recuerdos más ocultos; pero al rechazar el poder del Blanco y rendirse a su lado oscuro, no conseguía reunir la magia necesaria para despertar al Ojo que Todo lo Ve.
    No se atrevía a soltar el Ojo de Amunik, que se había convertido en una especie de talismán para él. Y no lograba deshacerse de la escama del Darok, aunque la había lanzado lejos, incluso la había enterrado, ésta siempre volvía a su bolsillo.
    Y regresó la fiebre, y Vosloora olvidó sus buenos propósitos, y a medida que pasaban los días su avance se hacía más rápido y más fatigoso, y más firme su convicción. Robaría ese libro, se lo llevaría a su Señor. Forzó tanto a su caballo que un día éste no pudo más y se desplomó, con el hocico lleno de espuma blancuzca. Cojeando un poco a causa de la caída, Vosloora continuó a pie bajo el ardiente sol de finales del estío, durmió al raso y cuando se le acabaron las provisiones no se preocupó de conseguirse otras, y cuando se le acabó el agua bebió del Mörtem Mearae. Recuperaba la cordura por momentos, y se alegraba de viajar a pie, porque así ganaría tiempo... así perdería tiempo, porque tardaría más... tardaría más en encontrar el libro, y el mundo ganaría tiempo. Sentimientos contradictorios le estaban volviendo loco.
    Pensaba en los Dragones Plateados que vivían en Mitrali Güae, él los había visto una vez. Eran hermosos, esos dragones parecidos a cisnes gigantescos. Bellos, como aterradores eran los Darok. Destruiría el libro. Deseaba no encontrarlo. Pensaba en el libro, a veces olvidaba su importancia, y dejaba la mente en blanco, y entonces pensaba en el Ojo de Amunik, y lo sacaba del bolsillo y lo miraba, y había olvidado por qué era tan especial, pero sabía que no debía perderlo. Era su talismán, no quería perderlo. Le parecía que el cuervo que revoloteaba cerca de él era el mismo que había espantado días atrás. Le parecía que la escama negra ardía dentro del bolsillo de su camisa. Le parecía que acabaría quemando la tela y perforando su carne, y que le llegaría al corazón.
    Se desplomó sobre la arena y miró el cielo, y el sol ardiente le cegó. Se encontraba en la Playa de la Desolación, y su cordura se había hecho añicos. Escuchó los graznidos de aquel cuervo molesto y aciago. No había nada en su cabeza.
    Y un único deseo poderoso latía en ese corazón tocado por la escama de Nonurg, más fuerte que su propia voluntad, que ya no existía: conseguiría el Libro Prohibido, y regresaría para entregárselo a su legítimo dueño. A Frais, que era dueño también de su alma."

8 comentarios:

  1. ¡Ama y cree! ¡Es un buen consejo! No podemos olvidar que el poder del Blanco sigue estando ahí, acechando a la vuelta de la esquina a pesar de que no lo vemos. Aunque hay personas que siguen la estela del Negro a pesar de todo, tal como ha decidido hacer Vosloora.
    Confío plenamente en que vas a seguir el camino de la luz, de la luz de Thèramon, un camino que te llevará inexorablemente a recorrer la bóveda celeste hasta brillar como una estrella en el firmamento de tus sueños.
    ¡Ama y cree! ¡Vive y sueña! ¡Mantén la esperanza! ¡Permite que los sueños dirijan el camino!
    :-) BESOSSSSSS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un estupendo consejo que también tú debes seguir, Pat, seguir confiando, no rendirse nunca.
      No sé si Vosloora tuvo la opción de elegir, no es que venga de un lugar en el que el Poder del Blanco se sienta mucho que digamos, pero se le dará la oportunidad de salvar su alma, eso sí que te lo puedo decir.
      Por mi parte, yo he decidido elegir la Luz. Hace tiempo que libré mi propia batalla interior, y he salido vencedora.
      Sí, amo y creo.

      Gracias por comentar, Pat, me animas a seguir adelante con el blog. Besos!!

      Eliminar
  2. A veces los únicos talismanes de los que disponemos, o a los que de verdad debemos darle fuerza suficiente como para dominarnos, son la voluntad y el coraje. Espero que Vosloora consiga deshacerse de esa oscuridad, me cae bien, y es fuerte como para volver bajo la luz.
    Precioso como siempre, y esperando la continuación!!
    Un beso enorme, reina de Théramon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valor y decisión, tú lo has dicho, hermanita, y no hay que buscarlos muy lejos, pues los tenemos nosotros mismos. Pero qué bien viene tener un talismán externo cuando las dudas vuelven. Eres mi talismán, y doy gracias a los dioses por haberme concedido tan valioso tesoro.
      Te quiero mucho, mi niña!!

      Eliminar
  3. Gracias, mi niña... porque recuerdo que anoche dije: Quiero más Thèramon. Y, ¡zas!, ya lo tenemos, otro post lleno de esperanza y humanidad. Vale. Estoy contigo, las dudas son dañinas, nos hieren, nos vuelven débiles, nos roban el coraje necesario para seguir luchando día a día por nuestros sueños. Pero hay que ver la luz; me lo repetiré como un mantra, que me cuesta horrores, y tú lo sabes, pero no será por falta de voluntad. Amo y creo. Yo también. Y espero ver cumplido mi más caro anhelo. Y cuando las dudas vuelvan, volveré al blog y a este post para recargarme de energía positiva. Lo peor de tus posts es que se acaban, jajajajaja, demasiado pronto y nos dejan con la miel en los labios. Y nos preguntamos qué será lo siguiente, con qué nos sorprenderás la próxima vez. Gracias por existir, gracias por estar ahí para nosotros. Te he prometido no callar y decir siempre lo que pienso y siento. Me gusta este post porque rezuma esperanza y amor, eso que tanto necesitamos todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jules, si te soy sincera, te diré que yo también me pregunto con qué nos sorprenderá la musa la próxima vez.
      Pero haga lo que haga, seguro que seguirá mandándonos mensajes llenos de amor y de esperanza, porque de eso se nutre Thèramon.
      Gracias por seguir ahí, dándome ánimos, recordándome por qué sigo haciendo esto y dejándome tu cariño en todo momento.

      Eliminar
  4. Así que el corso era el hada?? Uff, cada entrada se me hace más intensa. Me da mucha pena por el calvario que está pasando el ladrón, casi puedo sentir su desesperación. Deseo que se haga ya con ese libro, para que su tormento llege a su fin.
    El cuervo está claro que es un espía del nigromante :(.
    Un besazooooo!

    ResponderEliminar
  5. En Thèramon, rara vez las cosas son lo que parecen, Raquel. Es un mundo mágico 8)
    Si puedes casi sentir la desesperación del ladrón, es que no lo estoy haciendo tan mal. Y si he conseguido sorprenderte aunque sea un poquito, ya he hecho mi trabajo. Se trata de llegar al corazón del lector, no sólo de contar una historia. Al menos, eso es lo que pretendo cuando escribo.
    Gracias por volver y por dejar tu comentario, ya sabes que me hace muy feliz y que me anima a seguir haciendo el viaje.
    Muchos besos, mi niña 8)

    ResponderEliminar

Viajeros de tierras lejanas, amigos de siempre, vuestra visita nos alegra y vuestra opinión nos ayuda, recordad que cada vez que dejáis huella de vuestro paso, Thèramon crece.

lo que veo cuando leo lo que escribes

lo que veo cuando leo lo que escribes
Por Susana © Registrado por Bea Magaña

Mi primer premio bloggero

Mi primer premio bloggero

Conociendo blogs

Conociendo blogs
Grupo de facebook

Sleeping sun (Nightwish) ME INSPIRA

Legend of Zelda, Ocarina of Time ME INSPIRA

Meet me halfway (Black Eyed Peas) ME INSPIRA

Civilization (Justice). Este vídeo me inspira...