Nª de registro del blog: 6a579b3c-5e0d-3aff-96bb-d81160d15dd5


diseño de Susana Escarabajal Magaña

lunes, 23 de abril de 2012

Dos relatos


Cuenta la leyenda que San Jorge mató al dragón... por eso hoy no os voy a desear un feliz día de Sant Jordi; como dragona que soy (apodo que he adoptado después de que muchos de mis amigos me hayan llamado así infinidad de veces) debería odiar a ese traidor asesino de dragones. Pero, ¿sabéis?, existe otra leyenda, una que no se llegó a escribir porque después de que los dragones se ocultaran de los ojos humanos fueron los humanos los que se dedicaron a contar la historia a su conveniencia, que dice que el dragón no murió. El dragón luchó, y sobrevivió, y aún hoy vive, y es más fuerte que nunca.

Así que hoy voy a desearos un feliz Día del Libro, porque son los libros los que nos han unido en este viaje, y voy a celebrarlo con un relato... no, con dos relatos... no, lo cierto es que lo que pretendo hacer es mostraros las dos opciones y dejar que vosotros escojáis.

Casi había decidido cambiar de historia y presentaros a los Lil Xaii, llevaros hasta el País de las Nieves, iniciaros en las costumbres de las tribus que lo habitan y mostraros a los Onii Sungë, unos dragones que nada tienen que ver con los temibles Darok o Dragones Negros. Digo casi, porque aunque algunos me animabais a contar esa nueva historia, otros os mostrabais convencidos de que soy capaz de seguir con la que ya conocemos incluyendo a los personajes clave de los que apenas he hablado todavía... Y mientras tecleaba y viajaba con el cazador a través del Desierto de Hielo, en mi cabeza reescribía un viejo capítulo y recorría el Laberinto Subterráneo con los hijos del rey Cornell. Así que ahora tengo dos relatos para vosotros. ¿No os alegra?

Pero no quiero contar ambas historias a la vez, hoy un capítulo sobre los jóvenes príncipes y mañana uno sobre el cazador y los Albos, porque cambiar de historias constantemente confunde al lector, y ése no es mi estilo. Bastante confundo ya al lector con los giros inesperados que suceden dentro de una sola historia. Pero eso es obra de mi musa, así que no me lo tengáis en cuenta... Bien, os pongo en antecedentes:

El primer relato no es el inicio de la historia que conocéis, la que empecé a contar por la mitad porque en ese momento deseaba hablar de mujeres guerreras y valientes. Esta historia comienza antes del nacimiento de los hijos del rey Cornell, sigue hablando de su infancia y explica el momento en el que Silenia llega sin saber cómo a los Prados de las Fuentes Cristalinas y se encuentra cara a cara con el unicornio, el amado de los dioses. Descubre que su destino es proteger al unicornio de su gran enemigo, al que llaman la Sombra, y enfrentarse al servidor de ese enemigo, al que se conoce con el título de N'Ögard. Ya sabéis quién es Rodan Frais, y habéis conocido a Skadûr y a Eshor en los relatos sobre el Origen de Thèramon, así que sólo os diré que, para cumplir su destino, Silenia debe visitar el Lago de Plata y hablar con los Dragones Cisne; pero el lago se encuentra fuera de los muros de Räel Polita, y a ella no se le permite abandonar la seguridad de la Sección en la que vive. Sin embargo, a Eugene se le ocurre que debe haber una salida al exterior en alguna parte del Laberinto Subterráneo que existe bajo las calles de la Ciudad de los Reyes, y así comienza el capítulo...

“Aquello daba bastante miedo, ésa era la verdad, pero ninguno se atrevió a decirlo en voz alta; cada uno tenía sus propios motivos para no echarse atrás. Silenia no quería dar media vuelta mientras existiera una mínima posibilidad de hallar una salida, y Eugene no estaba dispuesto a admitir que no poseía el valor suficiente para acompañar y proteger a su hermana en cualquier momento y situación. De modo que continuaron avanzando cogidos de la mano, intentando mirar a todas partes al mismo tiempo, mientras la oscuridad se hacía más densa a su alrededor y el eco de sus pisadas se volvía siniestro y amenazador. Estaban juntos, y eso les hacía sentirse valientes.”

El segundo relato comienza años más tarde, cuando el ejército del nigromante ya se ha puesto en movimiento. Para entonces, Silenia y Eugene ya tienen dieciséis años y se han encontrado con el ladrón (que sí, consigue llegar hasta los Archivos de Räel Polita y hacerse con el famoso libro), y junto con su amigo y Protector, el caballero Sam, abandonan la Ciudad de Plata para buscar... bien, para buscar algo que necesitan para derrotar al N'Ögard (no más spoilers por hoy, si no os importa). En este relato nos trasladamos a Xaina Dalnu y conocemos a Brend, un cazador y viajero que nos va a mostrar otra parte de Thèramon que poco tiene que ver con la vida en la Ciudad de los Reyes o en la Ciudad de los Ladrones, nada con la vida en Ciudad del Puerto, y algo con la vida en el Mar de Hierba, hogar de las Drin Mazome. Brend no sabe que una guerra ha estallado en el sur, pero un día, regresando de uno de sus viajes, se encuentra con un dragón herido, y decide hacerse cargo de la hermosa criatura. Y así comienza el capítulo...

Llegaba el crepúsculo y la tormenta arreciaba. El viento helado que soplaba desde las montañas le dañaba los ojos, haciéndole lagrimear, pero Brend no se acobardó ni se dejó vencer por el cansancio. Ignoraba cuántos días más tendría que continuar caminando a través de aquella vasta llanura congelada, y tampoco sabía si conseguiría llegar a su destino. Había perdido la noción del tiempo, y no estaba seguro de seguir la dirección correcta. Avanzaban despacio, pues el peso del dragón era excesivo incluso para la fortaleza de Rush. El enorme animal tiraba del trineo y Brend tenía que ayudarle constantemente. El desierto se le antojaba eterno. Hacía horas que el dragón no se movía.”


¿Os gustan? ¿No os dicen gran cosa? ¿Uno de los comienzos os resulta más sugerente que el otro? ¿Qué historia queréis leer?
(¿Debería dedicarme a otra cosa?)

Es vuestro turno, compañeros de viaje. Por favor, comentad, indicadme el camino, elegid por mí, necesito un empujón y vosotros podéis ayudar a que la musa vuelva con fuerza. Sólo tenéis que ser sinceros y hacer una elección.
A ver si dentro de unos días podemos celebrar el primer año del blog con un relato.

Que los dioses os bendigan, amigos.
Amad y creed.
Y leed algún libro bueno. Hoy es el día perfecto.

7 comentarios:

  1. Uff mi Bea, dificil decidir... por eso mi niña, la que más fuerte te lata en el corazón, primero, porque seguir, lo harán las dos!!

    ResponderEliminar
  2. A mí me ha gustado el segundo, corazón. El primero me gusta, pero el segundo...uff...con esa tormenta, el dragón y el enigma de si conseguirán o no llegar a donde vayan, me ha convencido más :D
    Buenas noches, dragona, y gracias por estos inicios

    ResponderEliminar
  3. ¡Difícil elección! Ambas historias me inspiran grandes aventuras con esos maravillosos inicios, así que quiero leerlas las dos.Me encantaría que abriera la novela la primera y que más adelante insertaras la segunda. ¡Y, sobre todo, que nos las dejes leer!
    ¡Un beso!!!!

    ResponderEliminar
  4. Me sucede lo mismo, aunque yo me inclinaría por el primero, me gusta más (pero ya se sabe que sobre gustos no hay nada escrito...)

    ResponderEliminar
  5. Hola mí niña,a mí la segunda historia me parece muy emocionante y aunque estoy deseando leerla,creo que me quedo con la primera ya que cronologicamente es anterior y me gustaria saber que sucede antes de llegar al segundo relato.
    Pero haga lo que haga tú musa seguro que lo hace bien.
    Un besazo.¿de verdad que no se pueden elejir las dos?yo qiero saber ya lo que pasa.Buenas noches

    ResponderEliminar
  6. Ya está. Ya me he decidido. El primero. Me habla de coraje, de valentía, de no echarse atrás, de ir siempre avanzando. Pero también me habla de hacerlo juntos; de que la unión nos hace fuertes y valientes. En realidad, y como siempre, me gustan los dos, y si hubiera cuatro, te pediría que los publicaras todos. Pero como tengo que elegir, aaaargh, pues elijo el primero que va más con mi ideología de estos momentos: adelante, juntos, fuerza, valentía... Todo eso me hace sonreír, me alimenta, es como un chute de optimismo en vena, y créeme, niña, que lo necesito. ¿Y tú? ¿Necesitas que te felicite una vez más? Sé que sí, que por muy seguros que nos sintamos de nosotros mismos, por muy orgullosos que estemos de lo que escribimos en un momento dado, o muy contentos por lo bien que se han portado las Musas, un halago, ah, un halago más nunca viene mal. De nuevo, felicidades, de nuevo, todo mi apoyo. De nuevo quiero más. Quiero ese relato y todos los que están por llegar. No te rindas. No desfallezcas; somos muchos y podemos alcanzar las estrellas. No lo olvides. TQM

    ResponderEliminar

Viajeros de tierras lejanas, amigos de siempre, vuestra visita nos alegra y vuestra opinión nos ayuda, recordad que cada vez que dejáis huella de vuestro paso, Thèramon crece.

lo que veo cuando leo lo que escribes

lo que veo cuando leo lo que escribes
Por Susana © Registrado por Bea Magaña

Mi primer premio bloggero

Mi primer premio bloggero

Conociendo blogs

Conociendo blogs
Grupo de facebook

Sleeping sun (Nightwish) ME INSPIRA

Legend of Zelda, Ocarina of Time ME INSPIRA

Meet me halfway (Black Eyed Peas) ME INSPIRA

Civilization (Justice). Este vídeo me inspira...