Nª de registro del blog: 6a579b3c-5e0d-3aff-96bb-d81160d15dd5


diseño de Susana Escarabajal Magaña

domingo, 17 de febrero de 2013

¿Te imaginas?

¿Escritor es cualquier persona imaginativa capaz de juntar letras hasta expresar en frases coherentes lo que hay en su cabeza? ¿Escritor es una persona que publica y vende libros? ¿O es todo lo que hay entre lo primero (digamos, el aspirante o aprendiz) y lo último (la consecución de un sueño, la meta a la que todos aspiramos)?

Tengo un sueño. Sueño con ver mis historias publicadas. Empecé a escribir a los diez años, cuando no sabía del mundo más que lo que había ido leyendo en los libros que sustraía de las estaterías de mis yayos, primero, y de mis abuelos, después. No sabía mucho del mundo, pero sí algo de los sentimientos, y sobre ellos escribía. Con ingenuidad, con inocencia, con pasión; con errores, pero sin dudar, porque escribía de manera automática, por instinto, como si hubiera nacido para ello. Pronto comprendí que necesitaba escribir tanto como respirar. Y cuando terminé mi primera novela, al poco de cumplir los trece años, supe que deseaba que el mundo leyera lo que había escrito. Porque era hermoso.

Aún no he publicado, pero me llamo a mí misma escritora.

Poco o nada sé del mundo editorial, aunque en los dos últimos años he conocido a muchos escritores que, como yo, tienen un sueño, y mucho talento. Gracias a nuestras conversaciones he comprendido que en España los autores noveles no lo tenemos fácil. Las editoriales apuestan por nombres conocidos, y más en estos tiempos de crisis, en los que nadie quiere arriesgarse a invertir en un valor que no sea cien por cien seguro. Muchos se cansan de esperar y eligen el camino de la autopublicación, ahora más sencillo gracias a la aparición de Amazon en España. Yo todavía no he elegido ese camino, quiero ver Thèramon en papel, quiero probar primero el método tradicional. Pero no descarto subir una de mis novelas a Amazon. Si no encuentro editorial para Z, podría decantarme por la otra vía. Hay quien opina que Amazon es un escaparate desde el que llamar la atención de las editoriales. Y yo no soy partidaria de que las buenas historias acaben olvidadas en el fondo de un cajón.

Mi cruzada personal es leer y promocionar tantas de esas novelas como caigan en mis manos, siempre que cumplan los requisitos que, en mi opinión, las convierte en recomendables: buena prosa, buena historia, buena presentación; que enganche, que emocione, que sorprenda. Que me deje con ganas de más. Soy una voz pequeñita que suena en el desierto, pero es lo más que puedo hacer en este momento por mis compañeros de letras y por mí misma. No debemos permitir que el talento permanezca oculto. Si somos muchos los que gritamos, quizás un día las editoriales nos escuchen, y dejen de invertir en sagas extranjeras y en autores consagrados, y empiecen a apostar fuerte por nosotros, por nuestras sagas, por nuestro talento.

¿Te imaginas que yo no estuviera sola en esta cruzada?
¿Te imaginas que hubiera otros como yo, que lucharan por cambiar las cosas, que tuvieran el valor y los medios para dar un paso más?
¿Te imaginas que alguien decidiera crear una editorial que apostara por nosotros?

Ha nacido Palabras de Agua, la editorial que yo misma crearía si tuviera los medios, los conocimientos y los contactos necesarios para hacerlo. De la mano de tres valientes que comparten el mismo sueño y la misma cruzada que yo: Juan de Dios Garduño, Raúl Lepe y David Prieto. Ninguno de ellos es amigo mío, así que no vayas a pensar que les hago publicidad gratuita movida por el afecto, apoyo su iniciativa y su proyecto porque considero que lo merecen, y porque ya era hora de que alguien se atreviera a dar un paso más para cambiar las cosas. Yo también soy escritora. Yo también quiero mi oportunidad.

Palabras de Agua inicia su andadura con un proyecto que requiere de la ayuda de todos. Para publicar su primera novela, Calles de Chatarra, de Alejandro Guardiola, necesitan mecenas. Esto es lo que significa crowfunding: la financiación correrá a cargo de las pequeñas donaciones que vayan recibiendo. No pienses que se trata de donar tu dinero sin más, lo que haces con tu aportación es reservar el libro en un formato u otro (en papel o en digital), dependiendo de la cantidad que quieras o puedas permitirte aportar. Para saber más, pincha AQUÍ. Si difundes, si compartes, también les estarás ayudando a abrir nuevos caminos. Como escritor, como lector, tienes la oportunidad de poner tu granito de arena.

¿Te imaginas que Palabras de Agua se hubiera interesado por Thèramon, que quisieran publicar una de mis historias, pero no tuvieran los medios económicos necesarios para llevar a cabo la edición? Si estuviera en tu mano, ¿les ayudarías? Si fuera Thèramon, de Bea Magaña, una desconocida, y no Calles de Chatarra, de Alejandro Guardiola, finalista del Premio Minotauro, ¿no harías tu aportación?

Piensa en ello, ¿vale? Nos estarás ayudando a todos.


lo que veo cuando leo lo que escribes

lo que veo cuando leo lo que escribes
Por Susana © Registrado por Bea Magaña

Mi primer premio bloggero

Mi primer premio bloggero

Conociendo blogs

Conociendo blogs
Grupo de facebook

Sleeping sun (Nightwish) ME INSPIRA

Legend of Zelda, Ocarina of Time ME INSPIRA

Meet me halfway (Black Eyed Peas) ME INSPIRA

Civilization (Justice). Este vídeo me inspira...